Parets del Vallès

parets-poble-aeria

Aunque la primera referencia documental de la población se remonta al 878, el nombre de Parets aparece por primera vez en el documento de consagración de la iglesia del año 904 como vila Parietes. En siglo XII ya se impone el topónimo de Parets, que se podría corresponder con la existencia de unas paredes de origen romano.

Parets fue jurisdicción real, y solo fue temporalmente segregado de la corona en 1383 por el Infante Joan, que lo vendió a Marc de Planella. La jurisdicción fue devuelta al rey por la esposa de Bernat de Planella, en 1385. Para evitar que este hecho se repitiera, Parets se convirtió en calle de Barcelona el año 1386.

Desde 1385, Parets formaba parte de un mismo municipio, junto con Mollet y Gallecs, de los cuales se independizó a mediados del siglo XIX. Durante su historia milenaria, el pueblo alternó, como el resto del país, épocas de crisis y de esplendor, como el período negro de los siglos XIV y XV, el escaso crecimiento demográfico del XVII y un tiempo más prospero en el siglo XVIII. Justo a primeros de aquel siglo, en el año 1706, el ejército de Felipe V quemó la iglesia parroquial y el archivo de Parets, motivo por el que desconocemos buena parte de nuestra historia.

Hasta el siglo XX, los recursos económicos del municipio se basaban casi exclusivamente en la agricultura, con cultivos de viña, cereales, legumbres,hortalizas y cáñamo. Parets llegó a tener una de las bodegas más importantes de la comarca, la de la masía Torre de Malla. Una variedad de judías, las “mongetes paretanes”, también han gozado de mucho renombre por su calidad.

La industrialización se inició a finales del siglo XIX, con la instalación de una fabrica textil, la Linera, que fue el principal motor económico y una autentica institución del pueblo. Su propietario, llegó a patrocinar la reconstrucción del templo de Sant Esteve, incendiado a principios de la guerra civil, en el año 1936.

La Linera

La Linera

El sector textil fue perdiendo importancia, con el cierre de la Linera, en el año 1971, y pasó el relevo a otras actividades económicas que, en los últimos años, se han beneficiado de las excelentes comunicaciones de Parets del Vallès.
La industrialización ha transformado de manera radical la fisonomía económica y social del municipio, al compás de un notable aumento demográfico.